18 mar. 2016

Entre tonos de gris - Ruta Sepetys

Junio de 1941, Kaunas, Lituania. Lina tiene quince años y está preparando su ingreso en una escuela de arte. Tiene por delante todo lo que el verano le puede ofrecer a una chica de su edad. Pero de repente una noche, su plácida vida y la de su familia se hace añicos cuando la policía secreta soviética irrumpe en su casa llevándosela en camisón junto con su madre y su hermano. Su padre, un profesor universitario, desaparece a partir de ese día. A través de una voz narrativa sobria y poderosa, Lina relata el largo y arduo viaje que emprenden, junto a otros deportados lituanos, hasta los campos de trabajo de Siberia. Su única vía de escape es un cuaderno de dibujo donde plasma su experiencia, con la determinación de hacer llegar a su padre mensajes para que sepa que siguen vivos. También su amor por Andrius, un chico al que apenas conoce pero a quien, como muy pronto se dará cuenta, no quiere perder, le infunde esperanzas para seguir adelante. Este es tan solo el inicio de un largo viaje que Lina y su familia tendrán que superar valiéndose de su increíble fuerza y voluntad por mantener su dignidad. ¿Pero es suficiente la esperanza para mantenerlos vivos?

Goodreads Amazon Bookdepository Librerías Chilenas

"¿Cómo sabría su familia lo que les había pasado? ¿Cómo sabría nadie lo que nos había pasado a nosotros?"
Uff, hace tiempo que no me emocionaba tanto en leer un libro. No es de esos libros que hacen que  esas lágrimas gruesas corran por las mejillas, pero sí es de esos libros que aprietan el corazón y que hacen que temas qué es lo que va a pasar a continuación.

Hay que tener claro, además, que este libro está basado en historias reales. Historias de personas y familias que se vieron obligadas en el tiempo de la II Guerra Mundial a abandonar TODO y ser tratados como delincuentes y esclavos y eso es lo que creo que más impacta al leer este libro.

La historia sigue a Lina, una chica de Lituania de casi 16 años -una artista, que dibuja hermoso y que lee y escribe -  que, de un momento a otro, debe abandonar su hogar, su ropa, sus pertenencias para seguir las instrucciones de la NKVD e irse del país. En ese momento se palpita la tensión, se ven los soldados rígidos, que apuran, que no les interesan las personas.

Lina solo tiene 15 años, por lo que la verdad no sabe qué está pasando, además, ella tampoco sabía mucho acerca del panorama mundial , por lo que es más sorpresivo aún esta repentina salida.

Los llevan a un tren, en el que deben viajar por semanas, en condiciones mínimas, paupérrimas, en donde la gente se enferma y muere.

Por varios capítulos Lina relata lo que sucede dentro de ese tren y se aprieta el estómago y el corazón al leer lo que pasa con los hombres, mujeres y niños.

"La intimidad ya no era más que un recuerdo."

Además, a veces tiene pequeños recuerdos que se van relacionando con su historia actual, o que con los que ella va atando cabos acerca del por qué llega a esta situación.

Ella está viajando con su hermano Jonas y su mamá. Su padre ha sido detenido antes, por lo que no sabe dónde está.

Su  madre es una mujer llena de entereza, siempre está dispuesta a hacer lo que sea para salvar a sus hijos y para mantenerse juntos.

Dentro del tren vamos conociendo a otros personajes, que acompañarán a Lina hasta el final de la historia.

Tenemos una profesora, una señora que es egoísta con dos hijas, a un señor calvo que lo único que hace es quejarse y lamentarse por lo que están pasando y tenemos a Andrius, un chico un poco mayor que Lina, quien se acerca a Jonas y que intenta ser uno de los que más entero está, a pesar de la situación por la que están pasando.

A lo largo de la novela vemos muchas veces cómo Lina y su familia y sus acompañantes son humillados, acosados, agobiados, mal pagados y que aún así algunos siguen con el espíritu entero.

"Cada vez que estaba a punto de caer en el abismo de la desesperación, ocurría algo mínimamente bueno que me salvaba de la caída."

Cuando se sienten un poco más cómodos , ya han encontrado su rutina, los cambian de nuevo a un lugar extremo en condiciones inhóspitas. Lina debe abandonar a varios personajes a los cuales les habíamos tomado cariño y debe irse con su madre y hermano.

En este punto de la historia creo que se ve lo más crudo, lo más triste, lo que me hace sentir menos fe en la humanidad. ¿Pensar que millones de personas pasaron por algo parecido por lo que Lina pasó? Es terrible. Es deshumanizante. Es trágico. Es desesperanzador.

Aún así, Lina es un personaje que admiro. Porque sí, tiene 16 años y en un par de situaciones se comporta como tal, pero sin duda hay una evolución enorme, un temple destacable en ella.

"Era lo único sobre lo que no tenía duda, nunca: quería vivir. Quería ver crecer a mi hermano. Quería volver a mi patria. (...) Quería volver a sentir el aroma de los lirios que la brisa traía hasta mi ventana."

El epílogo rompió mi corazón, aunque al mismo tiempo le dio un poco de esperanza.

Recomiendo 100% el libro, podemos darle un vistazo a lo que la guerra ocultó, de lo que no hay películas, a lo que la historia olvidó.

Y Recuerden que ya se está grabando la película, bajo el título Ashes in the Snow.

"Mírame (...) No dejes de pensarlo. Piensa en mí trayendo tus dibujos. Imagínatelo, porque lo haré."

 

2 comentarios:

Alai Rui dijo...

El libro es genial!

Blogger dijo...

You could be qualified for a complimentary $1,000 Amazon Gift Card.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Locas x los libros Copyright © 2016 New Syndrome Book con imagenes de | google